¡Súmate a la newsletter del blog!

Hace tiempo que quería hablar de Dafne Silvester, la protagonista de mi segunda novela. Aquella chica que cambió de nombre un par de veces desde su creación, que nació de la nada para convertirse en un personaje fuerte y temperamental.

Su historia me salió sola, no tuve que pensar demasiado. Fue ella la encargada de decirme todo lo que tenía que escribir de ellaSe ha criado con su abuela desde que era pequeña, ya que tras la muerte de su madre se quedó completamente sola.

Es una chica independiente, segura de sí misma y con un carácter muy, pero que muy fuerte. No aguanta tonterías y sabe lo que quiere y cómo lo quiere, por eso cuando supo que tenía que realizar una gran misión con un desconocido se volvió completamente loca. 


Si había algo que odiaba, eran los trabajos en grupo, sabía que rara vez salían bien y se veía capacitada para hacerlo todo sola; que era como lo hacía. En su misión conocerá a Marlfieldaquel desconocido, y Lucinda, Gerpelin, Lilian y Kavenski. Pronto sabrá que nada es lo que parece, y todo sufrirá un giro de tuercas cuando menos lo espere, sin saber cómo continuar.

SHOW VIDEO/PICTURES – Página 2 – Photograph,Images,video for visual recreationSiempre había estado centrada en la única familia que tenía: su abuela y era por eso por lo que apenas contaba con amigas a excepción de Sylvia, que siempre se encontraba viajando por el país. Pasaba tardes enteras en la casa de Dinesh, el hombre que más libros guardaba en su casa, leyendo miles de libros sobre las pócimas que preparaba su abuela. 

Se moría de ganas por conocer la brujería y todo lo que eso conllevaba, pero sabía que debía esperar a que su abuela algún día le contase todo mientras rezaba por tener poderes al igual que ella.

Dafne Silvester tiene muchas ganas de conocerte y estoy segura de que le caerás genial. Ahora, después de saber un poco más de ella, ¿no te entra intriga por conocer su historia? ¡Adéntrate en «Las mariposas de tu luna» y descúbrela!

No sé si me dejo cosas en el tintero. Probablemente sí, pero es que lo bueno, se da en pequeñas dosis...

No hay comentarios: